11 agosto 2017 Alimentación, Salud

niña comiendo fruta

La alimentación de nuestros niños es la base fundamental para un crecimiento sano y un desarrollo perfecto. Enseñarles a que disfruten de una dieta variada pero, sobre todo, rica en vitaminas y buenos nutrientes, es fundamental para garantizarles un futuro sólido. Muchos de los problemas sanitarios que se presentan en la época adulta, vienen marcados por la alimentación que hemos recibido durante la infancia, por eso no es un tema baladí, al que apenas le damos importancia.

Muchas son las investigaciones que giran en torno a esta cuestión y con las que intentan alertarnos sobre la necesidad de educar a nuestros niños en una alimentación sana. Como siempre, las verduras y las frutas se convierten en el centro de atención, a las que, cada vez, se les encuentran más beneficios. En esta ocasión, y según una investigación realizada en nuestro país, el consumo de frutas y verduras previene a nuestros niños de sufrir inflamaciones.

La inflamación empuja a padecer enfermedades cardiovasculares

Los últimos estudios sobre alimentación infantil arrojan unos resultados muy negativos en cuanto a la forma de alimentar a nuestros niños. El consumo de azúcares, grasas saturadas o alimentos procesos, frente a la casi nula presencia de verduras y frutas, hace que empujemos a los pequeños a padecer graves enfermedades coronarias. De hecho, se ha comprobado que las enfermedades cardiovasculares aparecen a más temprana edad.

A ese riesgo, ahora se suma un grave problema, que es el estado de inflamación que presenta nuestro organismo y que, siendo repetitivo, eleva, también, el riesgo de padecer ciertas enfermedades. La inflamación es un estado metabólico que se presenta ante un problema de salud, que viene del exterior. En los últimos tiempos se ha comprobado que los casos de inflamación repetitiva, también conocida como crónica de bajo grado, está presente en gran parte de la población infantil europea, consiguiendo que nuestros niños se vuelvan vulnerables, cada vez a más temprana edad, a enfermedades que pueden perjudicarles a lo largo de toda su vida.

patrones alimentarios en los niños

Tres patrones de alimentación distintos para los niños europeos

Según esta nueva investigación, realizada en la Universidad de Zaragoza, y en la que han intervenido nueve países europeos, los patrones de alimentación de nuestros niños están íntimamente ligados con sus estados inflamatorios. Uno de los grupos de alimentos que resultan más beneficiosos para que no se produzcan estas inflamaciones son las frutas y las verduras.

En este estudio participaron 4 mil escolares de nueve países europeos, cuyas edades se comprendían entre los 2 y los 9 años. En el curso 2007-2008 se les realizó una primera medición, y dos años después se les repitió, para entender cuales eran los cambios.

Según los datos aportados por las familias, los niños seguían tres patrones alimentarios distintos: alimentos azucarados y procesados; proteína animal e hidratos de carbono refinados; y dieta saludable. Los niños que conformaban el primer grupo eran habituales consumidores de productos como patatas fritas, cremas de chocolate, refrescos azucarados, embutidos, golosinas… Sin embargo, apenas tenían en su dieta las verduras, las frutas, el pescado o algo tan básico como el agua.

Según el resultado descubierto por los investigadores, estos niños presentan un riesgo, 39 veces mayor, de presentar un estado inflamatorio elevado que aquellos otros que seguían una dieta saludable. Aunque se cotejaron estos datos con otros factores de riesgo como la obesidad, el estado socio-económico de la familia o la educación familiar, nada fue tan determinante como el patrón alimenticio que seguían los niños.

Vía | Infosalus
Fotos | Chiquiwiki y Youtube

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *