Educación diferenciada, discriminación o libertad de elección

Educación diferenciada, discriminación o libertad de elección

Escrito por: Belén    18 enero 2011     Sin comentarios     2 minutos

El Gobierno ha presentado el Anteproyecto de Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación, que será debatido en el Congreso, y en el que se propone que los colegios que dividen a sus alumnos por sexos no reciban subvenciones, es decir, que dejen de ser concertados. El texto que afectaría a los colegios con educación diferenciada es en ningún caso los centros educativos que excluyan del ingreso en los mismos a grupos o personas por razón de las causas establecidas en la ley (sexo, religión, raza…) podrán acogerse a la financiación pública.

La diferenciación en razón de sexo se basa en reconocer las peculiaridades de cada sexo. Sería absurdo negar que niños y niñas crecen y desarrollan sus capacidades a diferente ritmo. La separación de niños y niñas trata de aprovechar las diferencias para lograr un mejor rendimiento académico y llegar a la igualdad real.

Personalmente no es un modelo educativo que me guste ni quiera para mis hijos, y he vivido los dos tipos. Sin embargo, no creo que sea discriminatorio, siempre que el fin académico sea el mismo y los niños y niñas terminen su educación con el mismo nivel de conocimiento en todas las materias. Tan sólo me parece una opción más, que debería depender de los padres. Si es lo que quieren, a sus hijos no les hace daño. Y si hay colegios que ofrecen esta alternativa es porque hay padres que la reclaman.

Esta obsesión de los gobernantes por meterse en la familia si me parece insana. Nada parece suficiente, se empeñan en ser ellos quienes digan que valores debemos inculcar a nuestros hijos, en que lengua debemos educarles, que pueden comer e incluso a que pueden jugar. Dentro de poco será obligatorio que cada niño tenga el mismo número de amigos de cada sexo o que en pos de la igualdad tengamos que tener la parejita. Y si no estás de acuerdo con lo que ellos dicen eres un retrógrado, misógino o sexista. Supongo que somos muchos los que pensamos así, pero que en lugar de alzar la voz contra esta intromisión, nos buscamos la vida para seguir dando a nuestros hijos lo que nosotros consideramos mejor. En mi caso, una educación de calidad, sin interferencias políticas y en la que se respeta a los padres como auténticos educadores, que no formadores, de sus hijos.

Foto | Flickr-Tgutierr
Más información | Diario de Navarra


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.