17 enero 2011 Crecimiento, Psicología, Salud

obesidad

Las enfermedades tipo diabetes, presion arterial alta y problemas cardiovasculares fueron hasta hace poco tiempo enfermedades que solo los adultos podían padecer, pero lamentablemente, en los últimos tiempos, este tipo de enfermedad se ha trasladado a los niños, una de sus causas es la tendencia a la obesidad que sufren. Esto a largo plazo podría provocar que la esperanza de vida en nuestra juventud disminuyera.

De seguir así, los niños con marcada obesidad pueden tener una disminución de 5.2 años en su esperanza de vida. Si bien la genética puede influir en este tema, también es cierto que el medio ambiente donde crecen los niños influye.

Si un niño tiene uno de sus padres obeso, tendrá el 50 por ciento de posibilidad de convertirse él también en obeso, si ambos padres lo son la cifra alcanzará un 80 por ciento.

Además, la obesidad en niños es mucho más riesgosa que en los casos de adultos que se vuelven obesos, y no solo afecta su salud sino también disminuye la calidad de su vida. Los niños obesos se sienten intimidados, aislados socialmente y normalmente con baja autoestima. Lo que causará daños en su psicología y ámbito social.

Te daremos algunos consejos para evitar la obesidad pediátrica.

En primer lugar, como padres, debemos hacernos cargo del problema. Debemos ser responsables de lo que ellos comen, planificar sus alimentos y controlar los excesos.

Podemos hacer participar a los niños en el plan semanal de comidas, buscando diferentes recetas con menos calorías, hacer juntos la lista de compras, enseñarles a leer las etiquetas de los envases.

Las frutas son una buena alternativa para comer cosas dulces, evitando las golosinas y dulces artificiales.

Pregúntale a tu hijo si ya esta en edad de consumir lácteos de bajas calorías, si pueden hacerlo, cámbialos por los de leche entera.

Dale prioridad al desayuno dentro del plan de comida. Y establece horarios para las otras comidas.

Y lo más importante de todo, consultar con el médico acerca de un plan alimentario acorde para que a tu hijo no le falte ningún nutriente.

Vía | Saber Vivir
Foto | Flickr – Ibarakaldo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *