Muchos padres administran mal los medicamentos a sus hijos

Muchos padres administran mal los medicamentos a sus hijos

Escrito por: Belén    6 mayo 2010     5 Comentarios     2 minutos

La medicación de los niños debe ser exactamente como nos indique el médico, no se puede ni disminuir ni aumentar la dosis, ni acortar o alargar el plazo en que debemos dársela. Un error puede alterar el tratamiento, provocar una sobredosis o, como en el caso de los antibióticos, si no se lo damos todos los días que nos indican, la enfermedad puede hacerse resistente.

Según ha comprobado un estudio de la Facultad de medicina de la Universidad de Massachusetts, los padres que deben medicar a sus hijos por enfermedades crónicas se equivocan más de lo esperado. Revisaron datos de 83 personas entre los 6 meses y los 20 años enfermos de cáncer, enfermedad de células falciformes y epilepsia.

En la mayoría de los casos, el 79 por ciento, las madres eran las que administraban la medicación, los padres un pobre 7 por ciento de las ocasiones y un cuidador el 14 por ciento restante. El nivel educativo de los padres no mejoró la estadística. Según la doctora Walsh, autora principal del estudio, “Por ejemplo, visitamos familias que no usaron la jeringa adecuada para medir los medicamentos líquidos o un cortador para pastillas, lo que hacia que los niños recibieran muy poco analgésico o quimioterapia“.

Comprobaron que había 128 errores con los medicamentos, dosis insuficientes o medicamentos mal marcados. 73 de estos errores podrían haber perjudicado al pequeño y 10 lo hicieron. También encontraron un caso con la dosis mal marcada, en lugar de siete tabletas semanales de quimioterapia, indicaba seis diarias.

Los autores consideran que los padres deberían recibir ayuda para medicar correctamente a sus hijos y que ante cualquier duda deben preguntar al médico o reconfirmarlo con él.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Shainelee


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.