17 diciembre 2010 Educación, Psicología

grupo

Dentro de la educación actual se ha tomado el trabajo grupal de los niños como una parte importante, integrándola al plan de educación.

Pero no solo en la educación el hecho de trabajar en grupo es bueno. En el ámbito de la salud (tanto física como mental) se considera que afrontar tratamientos junto con un grupo también es muy útil para una rápida mejora.

Cuando hablamos de trabajo en grupo nos estamos refiriendo a una modalidad en donde intervienen todos los niños desde un lugar diferente. Esto les permite desarrollar su nivel cognitivo, su comportamiento emocional y el desarrollo social de ellos.

Trabajar con pares les da la oportunidad de crear enlaces, en donde cada uno puede exponer su punto de vista acerca de un tema en particular. Si bien existe un riesgo dentro de esta interacción que puede llegar a ser negativo (burlas, miedo, ridículo) la discusión a largo plazo beneficiará a todos.

A su vez, trabajar en grupo hace comprender que las preocupaciones que un nuño puede llegar a tener no son exclusivas de ellos. Verán que los demás también tienen miedos, dudas, preocupaciones.

Cuando se utilizan actividades estructurales los niños tienen la capacidad de articular los sentimientos y hacer comentarios interpersonales con sus pares.

Dentro de los grupos cada uno ocupará un rol determinado. Existirá un líder, un chivo expiatorio, algunos se dedicaran a observar, mientras que otros tengan un papel más activo. Lo importante es que los roles vayan rotando.

Vía | Iupui
Foto | Flickr – Eduardo Dios

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *